¿Qué es la contrapublicidad?

Entrevista a ConsumeHastaMorir

Lunes 11 de enero de 2010

1. ¿En qué consiste ser “contrapublicista”?

Para ConsumeHastaMorir ser contrapublicista es un modo de activismo social que sirve para hacer una denuncia del modelo de producción, distribución y consumo en el que estamos inmersos, y que es el causante de la actual crisis socioambiental.

El lenguaje contrapublicitario ha demostrado que puede ser una eficaz herramienta de intervención política, capaz de plantar cara con sus propias armas al mismo marketing que, como respuesta, le dio origen.

La contrapublicidad sirve para combatir el consumismo porque es una herramienta estupenda para llamar la atención. Utilizamos los mismos recursos creativos para decir lo que la publicidad esconde. Si la publicidad funciona tan bien y hace llegar mensajes comerciales a cualquier rincón, la contrapublicidad puede hacer lo mismo.

2. ¿Por qué decidiste hacer contrapublicidad?

Para nuestro colectivo, hacer contrapublicidad sirve para llamar la atención y despertar un espíritu crítico frente a la sociedad de consumo. Difundir ideas, valores y mensajes para conformar un consumo crítico y responsable. Denunciar temas sociales y ambientales a través de anuncios irónicos que capten el interés de la ciudadanía y subvertir los mensajes comerciales del gran escaparate mediático y manipulador que representa la sociedad de consumo actual y sus medios de comunicación.

La contrapublicidad funciona muy bien porque, dándole la vuelta a los códigos publicitarios mediante el lenguaje gráfico y audiovisual, dice lo que los anuncios esconden, y se convierte así en una buena forma de llamar la atención para despertar un espíritu crítico frente a la sociedad de consumo.

3. ¿Qué haces cuando no eres “contrapublicista”?

En ConsumeHastaMorir somos educadoras, diseñadores gráficos, activistas de movimientos sociales. En definitiva, personas que estamos convencidas que, desde lo colectivo vamos a ser capaces de cambiar las cosas.

4. ¿Qué importancia le das a la estética en tus trabajos contrapublicitarios?

Al subvertir los mensajes comerciales del gran escaparate mediático, los contranuncios, las pintadas con plantilla o los diseños por ordenador sirven para difundir unas ideas diferentes a las que día a día nos transmiten los medios. Sin embargo, este tremendo potencial se puede desaprovechar si carece de un carácter político, y es que la contrapublicidad ha de ser una herramienta más para la transformación social, porque como juego artístico-intelectual tiene el mismo interés que los pasatiempos del periódico. Así, la contrapublicidad aporta creatividad con un gasto mínimo de recursos, difunde una corrosiva ironía y contribuye a hacer una lectura distinta de la comunicación comercial, pero si no sirve para denunciar que la rueda del consumismo es social y ambientalmente insostenible, de poco vale.

5. ¿Qué aspectos criticas en tus trabajos contrapublicitarios?

En nuestros trabajos hacemos una crítica a la sociedad de consumo. Se trata de denunciar un modelo injusto, alienante e insostenible y los valores consumistas imperantes: el despilfarro, la insolidaridad, la homogeneización, el individualismo y el hedonismo, para reivindicar el consumo local, justo y repensar las necesidades.

Denunciamos la intromisión empresarial, la invasión de las compañías que se anuncian, sin pedirnos permiso, en nuestros espacios públicos y privados. Que venden un modo de vida que nos subyuga a la compra, un sobreconsumo que hace insostenible la misma condición humana.

Los temas que trabajamos son, por tanto, tan amplios como los propios aspectos que trata la publicidad: ecología, género, cultura, éxito social...

6. ¿Consumes algo de lo que criticas?

Nosotras y nosotros intentamos ser lo más consecuentes en nuestro consumo, así que compramos y participamos en cooperativas agroecológicas, inicitativas de economía solidaria, productos de comercio justo, tiendas gratis (de intercambio de ropa)...

Nunca compramos en grandes superficies y procuramos que nuestro consumo sea lo más local posible.

7. ¿Has participado con tus trabajos en alguno de los Certámenes de intervenciones contrapublicitarias que organizan revistas como Malababa? De ser así ¿Podrías explicarnos cuál era el tema que tratabas?

Nuestro colectivo participó en las tres ediciones de la revista Malababa y en el certamen contrapublicitario que se realizó.

La revista Malababa ha sido un proyecto conjunto que ha intentado reunir y apoyar a cientos de personas que luchan por un mundo más justo, utilizando la ironía y el ánimo de la contrapublicidad. Malababa ha sido dinamizada, fundamentalmente, gracias al esfuerzo del Observatori de Resistències i Subcultures y de ConsumeHastaMorir.

Para quienes hacemos la revista, Malababa no es un simple divertimento artístico sino una forma de decir lo que los anuncios esconden.

El proyecto nació en 2006 y está formado por un grupo de personas utópicas hastiadas de tanto engaño, y tanta violación pública por parte de las empresas. En el primer número hicimos un resumen de la actividad contrapublicitaria que vibra y se contagia lentamente en España y en el mundo. Ese número vino acompañado del Certamen Malababa, que contó con cientos de participaciones (descargala aquí). El segundo número se publicó en 2007 y el tercero, en 2008.

8. ¿Crees que se ha logrado cambiar algún ámbito de consumo con la contrapublidad?

Creemos que la contrapublicidad es una herramienta interesante para encaminarnos hacia un consumo crítico y responsable.

Nuestro trabajo va encaminado, por tanto, a invitar a reducir el nivel de consumo a reflexionar y acerca de valores consumistas, a la vez que proponer y experimentar alternativas. Se trata de hacer una reflexión colectiva sobre nuestro modelo de consumo y promover el ejercicio de un consumo crítico y responsable como una acción política para cambiar las cosas, la transformación del modelo de producción, distribución y consumo.

En ese sentido creemos que si que contribuye a cambiar hábitos de consumo y repensar las necesidades.

9. ¿Consideras la contrapublicidad como un medio para dar publicidad a las marcas que se critican?

Nosotros consideramos que la contrapublicidad sirve para decir lo que la publicidad no está diciendo. En ese sentido creemos que no les damos más publicidad, sino al contrario.


Entrevista realizada por un grupo de trabajo de la Universidad de León en diciembre de 2009.


 
Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
 
SPIP | SUGERIR | | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 |

Visitantes conectados: 21