4 documentales para entender la guerrilla de la comunicación

Contrainformación y contrapublicidad

Sábado 10 de septiembre de 2016


 

 

Aunque bajo el nombre de "guerrilla de la comunicación" suelen aparecer un conjunto difuso de técnicas y herramientas comunicativas de bajo coste, quizás es posible hablar de cierto movimiento en esa línea. Varios colectivos y personas, dentro de una tradición contrainformativa que tiene sus orígenes en la contracultura, han experimentado formas alternativas e impactantes de hacerse ver y reivindicar causas sociales.

Los siguientes cuatro documentales recogen formas muy distintas de esa tradición y nos ofrecen una perspectiva plural y diversa del fenómeno.

 

Mi firma en las paredes

Por ejemplo, a finales de los años 60 y principios de los 70, las ciudades más cosmopolitas de mundo comienzan a ser el escenario de una forma de expresión con importantes antecedentes históricos. Las pintadas en la calle han sido en realidad parte de la historia de las urbes, por ello se conocen ejemplos incluso en la Roma clásica. Sin embargo, el movimiento contracultural que explosiona en Francia y en EEUU en 1968 es el antecendete de una nueva forma de pintar los muros de la ciudad. El graffiti se convierte en una nueva forma de relación juvenil con la ciudad, personalizándola en medio de una "lucha comunicativa" de firmas o "tags". Este falso documental, con el mítico Muelle en 1990, explica el inicio de los grafittis en Madrid:


 

The Yes Men

En la historia de la contrapublicidad se detectan dos líneas importantes, con raíces bien distintas: la artística y la de los movimientos sociales. Sin embargo, hay muchas acciones o grupos que beben de ámbas fuentes.

Los casos de The Yes Men y de Banksy son muy interesantes, porque el primer colectivo representa una raíz marcadamente social y reivindicativa, mientras que el segundo recoge buena parte de la tradición plantillera, del graffiti urbano y, también, del arte vanguardista.
Tanto The Yes Men como Banksy han tenido una popularidad importante, y han creado documentales que hoy son imprescindibles para entender estos movimientos de guerrilla comunicativa.
The Yes Men creó en 2009 el documental "The Yes Men fix the world", donde explican algunas de sus ’misiones’ más destacables, como la que los llevó a hacerse pasar por portavoces de la empresa Dow Chemical y reconocer en los informativos de la BBC la responsabilidad de la empresa en la tragedia de Bhopal -la mayor catástrofe industrial de la historia-, prometiendo indemnizaciones a las víctimas. El documental también recoge la edición falsa del The New York Times que los Yes Men elaboraron a base de buenas noticias y muestra cómo convencen a directivos de grandes empresas de la utilidad de un traje (una bola con patas) contra los ataques terroristas:


 
EXIT THROUGH THE GIFT SHOP

Banksy también ha hecho un documental, que llegó a ser nominado a los Oscars y que tiene muchos momentos memorables. "EXIT THROUGH THE GIFT SHOP" es un documental polémico de principio a fin, porque ni siquiera sabemos si lo que se cuenta ahí es cierto o no. Es probable que sea una provocación de Banksy y sus colaboradores para criticar la mercantilización del arte urbano, a pesar de que gracias a esa mercantilización de sus plantillas y graffitis el propio Banksy ha montado todo un estudio de comunicación de guerrilla, con varios colaboradores contratados:

 

OSCAR

Pero aún hay más. El documental OSCAR trata sobre un graffitero muy especial, un taxista argentino, en el que parecería que está basado el personaje principal del documental de Banksy: Oscar maneja un taxi 12 horas diarias para ganarse la vida. Constantemente es atravesado por el bombardeo publicitario de las calles de Buenos Aires. En el baúl del Peugeot 504 lleva botellas con engrudo, pintura y recortes de afiches. Cuando la banderita del taxi está libre, detiene el auto, consigue prestada una escalera e interviene el afiche publicitario elegido utilizando técnicas de collage y pintura:

ConsumeHastaMorir

Últimos artículos El Salmón Contracorriente