Textil > Textil


La ropa se ha convertido en un objeto de usar y tirar. Hace tiempo que quedó atrás la idea de remendar, heredar o intercambiar la ropa. Ahora se usa lo que dura una temporada. Ya se encarga la publicidad de hacer que, cada año, todo cambie: si se llevaban pantalones anchos al año siguiente serán estrechos, de tacones altos a tacones bajos, del rojo al morado. Nunca lo mismo, aunque las modas sean recurrentes y se repitan cada x años.

No sólo la publicidad comercial, las tiendas de grandes multinacionales como Inditex se preocupan de cambiar casi semanalmente la ropa que tienen expuesta en sus estanterías, de modo que siempre hay algo nuevo que ver. Empresas que también se especializan en la estrategia multimarca, con la que tratan de revestir de heterogeneidad tiendas que tienen el mismo dueño, que producen de igual manera y que generan los mismos impactos.

Cuando estamos en una tienda de ropa vemos las piezas como objetos que pueden satisfacer necesidades o deseos. Sin embargo, rara vez nos paramos a analizar que éstos objetos llegan hasta la tienda después de procesos de producción en países lejanos, que llevan asociadas graves implicaciones sociales y ambientales.