Ficha: Centros sociales okupados y autogestionados


 

Introducción y objetivos:

Los centros sociales autogestionados (CSA) son espacios físicos de gestión colectiva, que suele ser utilizado como centro social para la organización de heterogéneas actividades que se propongan desde el grupo. En ocasiones, un CSA también se utilizan como solución de vivienda para algunos/as de los miembros del colectivo.

Directamente relacionado con esta alternativa, están los centros sociales ocupados (CSO o CSOA), en el que participan distintos sectores de la ciudadanía, como los movimientos sociales, las organizaciones barriales, sociales y vecinales y también otro tipo de colectivos, a partir de la ocupación no violenta de un espacio que se encuenta vacío e inutilizado.

Necesitaremos:

En primer lugar, es necesaria la identificación de espacios públicos o privados en en desuso en el territorio en el que se desea intervenir. Asimismo, es importante que éste se encuentre en un barrio o en una zona que cuenta con escasas o nulas dotaciones para uso social.

Por otra parte, debe haber un grupo organizado de personas con necesidades identificadas que puedan satisfacerse a partir de ese espacio, así como la voluntad de asumir activame y colectivamente la iniciativa.

Gestión:

Además de tratarse en todos los casos de una gestión colectiva, es fundamental motivar la participación de todos aquellos colectivos y organizaciones locales que no cuentan con un espacio propio, para que hagan uso del mismo y se impliquen en su gestión y la toma de decisiones.

También será determinante que parte de estas personas y colectivos sean del propio barrio o zona de la ciudad en la que el centro social desarrolla su actividad, con el objeto de que el espacio suponga una oportunidad para hacer cosas en la zona de influencia.

Cuántos más colectivos utilicen el espacio, más social será la función que cumpla éste y mayor legitimidad pública tendrá la iniciativa. Esto no sólo es importante para la propia existencia y mantenimiento del CSOA sino también para tener mayor fuerza durante el hipotético proceso de desalojo.

Experiencia / dificultades:

Algunas dificultades son destacables en este tipo de iniciativas: la cuestión legal, debido a que si se decide ocupar el espacio en cuestión se está realizando una actuación fuera de la ley, con las consecuencias que ello puede suponer.

Asimismo, suele existir una gran presión por parte de la propiedad original del edificio para volver a tener el poder sobre el espacio, enfrentamiento que siempre es desigual.

En este sentido, será fundamental contar con una estrategia preventiva para saber cómo abordar la cuestión jurídica o el litigio con la propiedad de forma colectiva. El proceso legal para el desalojo suele ser muy absorvente y agotador para los colectivos gestores de centros sociales, por eso también en este punto el nivel de participación de personas y colectivos en el espacio será determinante.

Enlaces

www.patiomaravillas.net

www.canmasdeu.net

www.fabricadesombreros.org

www.otromadrid.org

http://www.gennio.com/etiquetas/Centro-Social-Okupado-y-Autogestionado-CASAS-VIEJAS