Educación > Educación


Aprender de la vida

Las colectividades humanas han intentado desde siempre transmitir a sus miembros las maneras de comprender y de intervenir en la realidad que han creído importantes. Ya sea a través de relatos contados al calor de la lumbre, de reglas y tabúes que se recuerdan una y otra vez, de modos de conducta o prácticas artesanales que se imitan… Así se han ido transmitiendo a lo largo de las generaciones diferentes formas de cultivar, de comunicarse, de relacionarse, de representar el mundo… en definitiva, herramientas para vivir en ese tiempo y en ese lugar.

La escuela restringe fuertemente o deja de lado el papel del territorio, de los conocimientos locales y de la comunidad, tres grandes maestros de la sostenibilidad. El territorio es el suelo en el que crece la vida que nos permite sobrevivir, donde se aprende su complejidad, sus ritmos, y sus deterioros. Los conocimientos locales son aquellos que se han construido y aprendido a lo largo de los años, adaptándose a las posibilidades y límites de un hábitat determinado. La comunidad es el grupo diverso en edades, género, conocimientos, estatus, que reúne experiencias y aprendizajes muy variados y que funciona en interdependencia, una especie de biodiversidad social que nos permite adaptarnos a situaciones cambiantes. La sostenibilidad necesita de la tierra, de la comunidad humana y de sus saberesvernáculos. La educación para la sostenibilidad también.